lunes, 28 de julio de 2014

15.

El agua del lago está en ruinas, un cálido aroma a romero
envuelve la noche y amenace sin frescores, si acaso,
una bruma pegajosa o pensamiento del mismo aroma,
no sé, a mí me huele a muerto, eso sí, el cielo permanece imperturbable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada