viernes, 18 de julio de 2014

7.

Núnca la sombra del árbol fué verde,
por muy corta o larga que se te disfrace, siempre
fué ausente, como la noche. Terribles matices de tierra
en la que descansa todo el verde perdido, tan ajeno, núnca poseído.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada